Síguenos en redes sociales

Enfermedades

Herpes: Síntomas, tratamiento de Zoster – Labial – Genital – Simple

El herpes es una afección inflamatoria de la piel causada por dos tipos de virus herpes que se diferencian sobre todo por el lugar de afectación. El herpes tipo I provoca el herpes labial. El herpes tipo II afecta con mayor frecuencia a los genitales (herpes genital). Se manifiesta a través de vesículas dolorosas y a veces fiebre. No existe un tratamiento eficaz para esta enfermedad, y algunos tipos de herpes son recurrentes.

Indice de contenido sobre el Herpes

Herpes Simple

El herpes simple es una afección inflamatoria de la piel, producida por el virus del mismo nombre (Herpevirus) que afecta también el sistema nervioso. Ocasiona la aparición transitoria de pequeñas vesículas transparentes, en grupo, llenas de líquido, casi siempre dolorosas, en la piel y en las membranas mucosas.

Este virus puede afectar los labios, causando un herpes labial, o los órganos genitales, ocasionando un herpes genital.

Herpes Labial

El virus del herpes simple causa una afección en los labios, que se produce en dos fases; en la primera, se forman pápulas en la parte interior de la boca, que luego, durante la segunda, se desarrollan como vesículas dolorosas.

También se manifiestan otros síntomas, como la inflamación y el enrojecimiento de las encías, y a menudo lengua sucia, fiebre y malestar general.

Una vez que se elimina el herpes, el virus queda latente en el organismo y puede ser reactivado por otra afección, como puede ser un resfriado, la exposición prolongada al sol o al viento, o cualquier circunstancia que produzca una disminución de la capacidad de respuesta inmunitaria.

Síntomas de Herpes Labial

  • Los síntomas iniciales suelen comportar sensaciones de hormigueo, quemazón o picor en torno a los bordes de los labios o la nariz; luego aparecen las principales pápulas, que constituyen las vesículas, que pueden unirse.
  • Se desarrolla entonces la segunda fase de la afección, en la cual la vesícula formada en el borde del labio o cerca de él, incluso en la nariz, se revienta para convertirse en el típico herpes labial cubierto con costra.
  • Después de formarse la costra amarillenta sobre la vesícula, comienza el período de curación de las lesiones.

El período de incubación de la enfermedad es de unas dos semanas tras el contacto con la persona infectada.

Complicaciones en el Herpes Labial

Este tipo de herpes es muy común y no implica complicaciones graves. El principal riesgo estriba en que durante las fases, cuando el cuerpo no ha desarrollado inmunidad o defensas contra el virus, se toquen las pápulas o las vesículas y luego, con las manos contaminadas, los ojos, lo que podría ocasionar la formación de una úlcera corneal.

Otro riesgo a tener en cunta es el desarrollo del herpes genital, debido a contactos bugogenitales, que pueden causar la aparición del virus del herpes simples en las zonas mucosas de los órganos sexuales.

Tratamiento  del Herpes Labial

Los casos leves no necesitan tratamiento específico. Las lesiones pueden lavarse con agua y jabón para reducir el riesgo de infecciones secundarias.

En los casos graves pueden suministrarse aspirinas, si existe fiebre, y aplicarse algún agente antivírico en las vesículas.

Los herpes labiales desaparecen de manera espontánea, pero si las vesículas son dolorosas o persisten más de tres semanas, es conveniente consultar a un médico.

Herpes Genital

Micrografía electrónica del virus
causante del herpes genital.
El herpes genital es una afección
contagiosa, carente de tratamiento
específico, que se transmite por
contacato sexual.

 

Esta afección también está producida por el virus del herpes simple. Afecta a ambos sexos y suele transmitirse por contacto sexual.

El contagio se produce durante la relación sexual con una persona cuyos órganos genitales están infectados, o después de practicas bucogenitales con alguien que padezca herpes labial.

El herpes genital tiende a recidivar, incluso muchos años después de la infección original.

No se conocen con exactitud las causas que desencadenan los ataques recidivantes de herpes, pero por lo general se producen cuando la persona que sufrió un primer ataque con anterioridad tiene las defensas disminuidas.

Síntomas del Herpes Genital

Tras un período de incubación de aproximadamente diez días, se presenta una sensación de picor en los órganos genitales, seguida por la aparición de pequeñas vesículas superficiales que cicatrizan en un plazo de cinco a siete días, si bien pueden haber infecciones secundarias; a veces aparecen también vesículas en las nalgas y en los muslos.

Las vesículas son dolorosas y suelen asociarse con una sensación de quemazón, disfunción urinaria, fiebre e inflamación de las ganglios linfáticos inguinales. También se produce dolor o sensación de quemazón durante las relaciones sexuales. En las mujeres puede presentarse una secreción cervical o del cuello del útero.

El ataque dura unas dos semanas, y alrededor del 50% de los afectados sufren ataques repetidos.

Complicaciones del Herpes Genital

Cuando se adquiere durante el embarazo, o si se repiten los síntomas en cualquier momento de éste, el virus puede transmitirse al feto a través de la placenta. El recién nacido también puede quedar afectado por contacto directo con el conducto vaginal durante el parto, lo cual puede provocarle infecciones generalizadas. Cuando una madre parturienta tiene los síntomas del herpes genital, los médicos suelen aconsejar la cesárea.

Tratamiento del Herpes Genital

No existe ningún tratamiento específico ni vacuna para controlar esta afección.

Las lesiones deben lavarse con agua y jabón, para evitar infecciones secundarias, y el dolor puede aliviarse mediante la aplicación de una pomada analgésica. Los preparados antivíricos tienen una eficacia limitada.

Los ataques recurrentes se superan, por lo general, en poco tiempo, sin necesidad de tratamiento alguno. Durante el absceso es necesario evitar los contactos sexuales, para prevenir contagios.

Herpes Zoster

El herpes zoster es una afección aguda producida por el virus de la varicela-zoster (Herpesvirus varicellae), que es el mismo virus que causa la varicela. Se desconoce con exactitud cómo se activa el virus, pero se cree que en el curso de la varicela, durante la niñez, el virus puede llegar hasta la raíz de un nervio raquídeo, quedando allí acantonado y latente a lo largo de muchos años, hasta que se reactiva por una situación de estrés emocional, esfuerzo físico o, más probablemente, una disminución de la capacidad inmunitaria. Por esta razón, es difícil conocer el período de incubación de la enfermedad.

Cuando se reactiva, los virus se multiplican, provocando erupciones en la piel, vesiculares y muy dolorosas, que siguen el trayecto de un nervio craneal o espinal. Es característica la presentación de las vesículas en forma arrosariada, partiendo del centro de la espalda y siguiendo un trayecto lateral y hacia delante, hasta la línea media del tórax o el abdomen.

Síntomas del herpes zoster

El primer síntoma del herpes zoster es el dolor, que puede ser constante o intermitente, superficial o profundo, localizado donde pocos días después se producirá la erupción.

La enfermedad puede afectar casi cualquier parte del cuerpo, pero por lo general se presenta de forma unilateral, lo que significa que involucra a uno de los costados del tronco. Las áreas afectadas de forma habitual son el tórax y la parte superior del abdomen, mientras que la parte inferior del abdomen, los miembros, el cuello y la cara no suelen quedar afectados.

El dolor precede a la erupción, y no desaparece con ella sino que persiste durante varias semanas después de la desaparición de las vesículas; otros síntomas iniciales pueden ser los trastornos gastrointestinales, la fiebre, la cefalea y el malestar general. Aunque las lesiones pueden aparecer en pocas horas, por lo general se desarrollan de manera gradual a lo largo de varios días. Al principio aparecen unas pápulas rojas, que se distribuyen a lo largo del trayecto nervioso afectado; estas pápulas se convierten en vesículas que pueden unirse y formar un área compacta, y a los tres días se oscurecen y comienzan a secarse formando costras una vez transcurrida la primera semana.

Después de este proceso, por lo general, la erupción desaparece, quedando una piel normal, aunque a veces deja cicatrices menores y despigmentación de la piel.

Complicaciones del herpes zoster

El mayor peligro de esta enfermedad es el desarrollo de la neuralgia posthérpica, lo que significa que el dolor persiste aun cuando haya desaparecido la erupción. Esto es más frecuente si afecta el nervio trigémino en su trayecto por la cara, lo que puede derivar en alguna lesión dolorosa, e incluso peligrosa, para la córnea.

Tratamiento del herpes zoster

Hasta el momento no se conoce ningún tratamiento efectivo contra esta dolencia.

  • El médico puede prescribir la aplicación de calamina calmante o de algún preparado antivírico encima de la erupción, y también algún analgésico, como la aspirina, para aliviar el dolor.
  • Puede también aplicarse compresas frías en las zonas de la piel que están afectadas.
  • En los casos de neuralgia poshérpica se recomienda el empleo de corticosteroides tópicos, es decir, de aplicación local.
  • Por lo general, la enfermedad no deja lesiones permanentes ni a largo plazo.

 

DESARROLLO DEL HERPES ZOSTER

  • Por lo general, el virus herpes zoster se desplaza desde la columna vertebral hacia los nervios sensitivos, que emergen de la médula espinal a través de canales localizados entre las vértebras.
  • Cada nervio sensitivo inerva una banda de la piel de un solo lado del cuerpo; esto se conoce con el nombre de dermatoma.
  • Los dermatomas se extienden alrededor del cuerpo, siguiendo un desplazamiento horizontal, desde la espalda hacia delante. Por lo general, el herpes zoster afecta un solo dermatoma, en un solo lado del cuerpo, aunque en ocasiones se presenta en los dos lados.
  • Carece de fundamento la creencia popular de que una persona puede estar en riesgo de morir si las áreas afectadas, en lados opuestos del cuerpo, llegan a unirse.

 

 

La varicela afecta a los niños, mientras que el herpes zoster
afecta a los adultos, aunque el virus causante es el mismo.

Suele presentarse a partir de los cuarenta años sobre todo
en los casos que existe una depresión del sistema inmunitario.

Videos en Youtube del Herpes

Médico formado en la Universidad de Buenos Aires (UBA), realizando la especialización en Gastroenterología - Hospital Udaondo, Buenos Aires, Argentina. Entusiasta de la divulgación de contenidos de salud a través de nuevas tecnologías y redes sociales, encabeza el equipo de revisión médica de GMF.

1 Comentario

1 Comentario

  1. Pingback: Dolor de Espalda - Causas, cómo evitarlo y tratamiento del Dolor Espalda

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimos temas de salud

Más en Enfermedades

Guía Médica Familiar

Vida sana. Sólo la prevención para vivir mejor. Estamos aquí para difundir conocimientos destinados a promover una vida saludable.

Estamos en:

España: Calle campo de la paloma 24, Madrid.

Argentina: Av. Caseros 2061, Buenos Aires.

Ecuador

  • Manta. Vía a San Mateo s/n
  • Quito. C. Anibal Espinoza E5-61.

Email: consultas@guiamedicafamiliar.com

Enlaces Utiles